La presentación de producto es básica en cualquier entorno comercial y un elemento clave de las estrategias de mercado.

Los consumidores reaccionan de manera inmediata y dispar ante las diferentes formas de exhibición, influyendo decisivamente a la hora de adquirir uno u otro producto en lo que se denomina venta por impulso.