Finalizado el trabajo creativo, e igual de importante que éste, entra en escena la producción de trabajos, cuyo cometido es plasmar con éxito y en el soporte elegido todo el esfuerzo realizado anteriormente en la fase de diseño y composición.